Razón de ser

Se levantan a mi alrededor
construcciones históricas
de aquellos a los que antaño,
quise estar cerca.

Las veo alzarse
y me alegro. Me alegra
observarlas sentado;
Balanceando los pies
en la azotea de lo que queda
de mi templo.

Les escucho,
enorgullecerse;
Y me enorgullezco, también.
No de sus construcciones;
Sino de que aun con todo,
sigan construyendo.

Yo, deje de hacerlo.
Solo encuentro mi razón de ser
en ir quitando piezas;
Hasta quedarme sin paredes y
por techo, las estrellas.

Ya lo se, que no podre bajarlas.
Pero prometo a quien estuviera allí
(si alguien hubiera)
que nos las vamos a mirar
como si fueramos a hacerlo.

Y habrá valido la pena.
Aunque lleguemos tarde;
O no llegaramos nunca,
dejando que se hiciese
poco a poco, de día otra vez.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.