Dissimula

Dissimula la pressió que t’oprimeix el pit i somriu
als ulls del nin que saps que busca el pare.
I plora. Plora aquesta nit pels anys passats en què t’hidratares
sols de llàgrimes per dins.

Dissimula en observar l’àvia, gestionar-se el teu judici.
I riu, riu les gràcies i comentaris d’altres als que saps,
els manca encara l’exercici de ser empàtics.

Embolcalla el desastre.
Exercita els somnis on t’escapes cada nit cercant l’abraçada afable de la mare; O el melancòlic sospir del cosí que t’aporta
la força per superar l’obstacle d’un injust ja t’ho vaig dir.

Oculta el desig.
No alimentis els corcs nascuts dels silencis
que es mereixien una paraula sincera en un instant concret;
Però esdevingueren oasis descoberts en els deserts
on avui les condemnes.

Encobreix l’existència,
de tot allò que saps bé que duus dins.
Deixem dir-te que encara està per néixer
la immensa bellesa que superi el ferit rostre del teu somriure.

Però no dissimulis més.
No dissimulis més la ferida d’aquella nit.
Enfronta la tenebrosa justícia que l’empara;
la que et reclama proves absurdes
buscant-te marques blaves a la pell.
La que no entén ni l’hi importa
que tu ja estiguis morta, per dins.

Pregunta-li al de la toga
que faríem si 2 pams de vergonya el rebentessin.
Si la vaselina no deixes proves del crim,
que respondria, quan l’hi preguntessin
si ell s’ho buscava.

Dissimula.
Dissimula tranquil·la si així ho sents.
Però fes-ho només si entens
que tan sols som persones.
I el gènere on t’etiquetes… No és res més que un invent
amb què t’obliguen a identificar-te.

Que siguis lliure.

Atentament, 
la teva consciència.

Aske sentitu

Consciencia.
Nacida del amor que une,
conocimiento y valor.
Le da sentido a la ética
que la educó;
para todos distinta.

Tal cáliz de fuego ardiente!
Quien la sostenga
si la arroja al mar
tomará el control.
¿Que nace del humano sino
cuando actúa inconsciente?
Sal fuera y dale un vistazo
a tu alrededor…
¿Cuánto tiempo nos queda?

Escondida tras la cornea
del no saber… el no preocuparse…
Se enciende y brilla feroz al
escucharse una voz
que no nos juzga; nos entiende.
Aunque para juicio, ya hubiera razón.

Para nada cómoda;
incomoda a los ciegos
al alumbrarlos.
No quieren verla.
Nos acomodamos pronto,
a la belleza y el calor negro,
artificial;
dulce ignorancia la de occidente.

Le llamamos progreso
al egocéntrico destino final
que para nada bueno
ni para nosotros;
nunca contó con los demás.

Transformamos el esfuerzo
(que aun con todo nos nace)
en excusas y justificación.
Se escuchó, no hay espacio
en mi cocina; para el reciclaje.

Rebozamos simpatía
cuando nuestro día a día encaja
en todo lo que se nos pide…
Aun todavía hoy… se escucha
quien murmura agonías
al saberse que su hija,
compartió mesa con el extranjero.

¿Que coño hicimos con la empatia?
Donde quedaron las preguntas,
el interés, la búsqueda de una explicación
a los hechos que nos rodean.
¿Desde cuando nos cuesta tanto,
hacer un esfuerzo para otros?

Creo que yacen todas ellas ombrías…
ocultas tras gruesas telas,
recubiertas en pantallas de prejuicio,
alimentadas por la sobreinformación.

Pero existen grietas;
Llegaron para despertar consciencias
eminencias como Yayo Herrero,
sociedades autónomas en ecoaldeas,
y grandes gestos de muchos otros…

A tu ritmo, despierta. Despertemos.
No pospongamos mas el despertador.

Apaga la puta televisión.
Enciende tu consciencia
pues tuya es; No de otros.

Aske sentitu. Doakoa zara!
(Siéntete libre. Lo eres!)

Prejuicio

No es dinero, felicidad ni tiempo
lo que quiero.
Quiero vivir. Reír. Llorar, gritar i sentir.
Sentirlo todo.

Pero aquí… en los valles de la sociedad,
ya no hay espacio para eso.
Todo es material; Virtual. Todo es supuesto.

Hemos tendido una bonita tela
donde proyectamos lo que debemos querer.
Y al final, esa tela ha resultado ser:
nuestra única verdad. La misma que nos convierte en: incompletos.

Basta con subir a lo alto de los montes.
No para excursiones. Subir sin mas.
Allí, la cortina es mas débil y las rocas
nos muestran la dureza de la realidad.
Y su belleza.

La que ya no conocen los hijos
del gran capital. Que no conocerán si no
elijen escaparse. Y escapar para ellos,
es triste.

Vamos a pelear por banderas. Por ideas.
Fronteras que solo existen en los mapas
que nosotros mismos pintemos.

Mi único dios es el corzo que pastura.
Mi destino, agua que fluye de las cimas abruptas;
Mi amor, aquel que se abra, tal flor en invierno.

Mi verdad; Aquella que los ojos vean,
coloreada por los tintes de mi mente y el sabor, siempre dulce, de sentirse libre solo con respirar.

Ocells i metàfores

Volen els ocells i ens semblen lliures.
El vent, que gèlid ens ataca;
en ser càlid i suau recorda primaveres.
Però segueix essent vent.

Juguem amb les paraules com qui res,
trobem nexes d’unió entre nosaltres
amb elles. I la interpretació.

En un món que potser ja no coneix
la propietat de les coses.
Podria resultar-nos perillós,
abusar de les metàfores.

Poligonogamia rectangular

Àrea = a * b ( * c )

Amb la certesa de la ciència,
matemàtica;

Bernat i Anna u Anna i Bernat
en tocar-se les parpelles; fusionar-se.

Definiran la superfície de l’area carnal que els ocupa; en la física.

Enllaçaran sempre més ses dues ànimes.

Inclús en l’arribada de Carla Ortoedra,
voluminosa;

Reclamarà multiplicar-se de nou, als nombres;
per definir-se’n el seu espai.