Aske sentitu

Consciencia.
Nacida del amor que une,
conocimiento y valor.
Le da sentido a la ética
que la educó;
para todos distinta.

Tal cáliz de fuego ardiente!
Quien la sostenga
si la arroja al mar
tomará el control.
¿Que nace del humano sino
cuando actúa inconsciente?
Sal fuera y dale un vistazo
a tu alrededor…
¿Cuánto tiempo nos queda?

Escondida tras la cornea
del no saber… el no preocuparse…
Se enciende y brilla feroz al
escucharse una voz
que no nos juzga; nos entiende.
Aunque para juicio, ya hubiera razón.

Para nada cómoda;
incomoda a los ciegos
al alumbrarlos.
No quieren verla.
Nos acomodamos pronto,
a la belleza y el calor negro,
artificial;
dulce ignorancia la de occidente.

Le llamamos progreso
al egocéntrico destino final
que para nada bueno
ni para nosotros;
nunca contó con los demás.

Transformamos el esfuerzo
(que aun con todo nos nace)
en excusas y justificación.
Se escuchó, no hay espacio
en mi cocina; para el reciclaje.

Rebozamos simpatía
cuando nuestro día a día encaja
en todo lo que se nos pide…
Aun todavía hoy… se escucha
quien murmura agonías
al saberse que su hija,
compartió mesa con el extranjero.

¿Que coño hicimos con la empatia?
Donde quedaron las preguntas,
el interés, la búsqueda de una explicación
a los hechos que nos rodean.
¿Desde cuando nos cuesta tanto,
hacer un esfuerzo para otros?

Creo que yacen todas ellas ombrías…
ocultas tras gruesas telas,
recubiertas en pantallas de prejuicio,
alimentadas por la sobreinformación.

Pero existen grietas;
Llegaron para despertar consciencias
eminencias como Yayo Herrero,
sociedades autónomas en ecoaldeas,
y grandes gestos de muchos otros…

A tu ritmo, despierta. Despertemos.
No pospongamos mas el despertador.

Apaga la puta televisión.
Enciende tu consciencia
pues tuya es; No de otros.

Aske sentitu. Doakoa zara!
(Siéntete libre. Lo eres!)

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.