Luna sin cielo

Bajo el silencio de tu mirada
brillante como una luna sin cielo;
Desnudas las nubes, deshaces los miedos
y traes paz a la noche estrellada; Joder.
Que bellos son mis ojos reflejados en los tuyos.

Creí conocerte pero topé con la ignorancia,
contigo. Musa. No despiertas mi estro,
lo revientas.
Y ahora solo sé que,
ojos verdes quieren comerse ojos negros.

La tormenta garantizada y los granitos de hielo,
blanquearon los campos de esta cama.
Autoritaria pero sumisa y obediente al respeto,
pudo verse la deflagración del fuego
al permitirte ser avasallada.

Que el sexo nunca tubo fronteras
siempre fue tan cierto como que de cadenas,
nunca entendió el amor.
Y yo te quiero, aun sin saber como.
A la monogamia siempre nos sobraron las normas
y para la poli…

A la poli siempre le faltó más ética y respeto.
En esto estuvimos de acuerdo.

Solo iba a ser un juego… pero se descontroló.
Ardió Troya, la noche y el amanecer…
llego mostrando las cenizas de la que fue
la mas corta y bella historia de amor.
Empezando de nuevo por la mañana.

No todos los días puede verse
una eminencia desnudarse.
De ropa y demente al mostrarse el alba
en un mar celoso, no solo de ver
cuerpos ebrios bañarse en invierno.

También del jugueteo de sus almas;
Libres.
El libre albedrío de respirar. Y respirarse.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.