Péndulo

Como el maullar del pequeño gato
estremeciéndose ante los ojos de su madre,
de ojos tristes.
no habrán amaneceres de sobras. Y el abandono por venir, la vuelta mas dura.

Como este instante. Previo al accidente.
El pestañeo que enciende el polvoriento gesto
de un acto inconsciente. Ardiendo sin control.
Como la sobrecogedora verdad del tiempo,
que solo nos deja mirar atrás.

Como el cáncer mas virulento y ese momento…
ante tus hijos, a sabiendas de que las horas
esdevienen agujas que sangran como rosas,
en el puño de un prematuro cementerio…

Como el arder de una alma en fuego. El castigo eterno al infierno de los cristianos. El cerrar los ojos del cura y el estallido de su alma al ver, que no es su dios quien le recibe.

Como me hierve la sangre al verte.
Como sangran los segundos que ya empiezan a avanzar sin ti.
Como avanzan, implacables. Insensibles.

Todo parece oscuro. ¿Todo? No.

Hay un sitio, muy dentro de mi. Un solo neutrino que se resiste a todo mi ser. Que sabe que el solo “es”. Es quien me mantiene vivo, quien va a hacer, que el péndulo de los sentimientos cambie de rumbo, e inicie su recorrido de vuelta a su opuesto.

Un poco mas lento. Un poco mas cerca del centro.