Realitat

Busco…
la pau d’una tarda gèlida
que mantingui el bosc quiet
i la respiració pausada…

Sols blanques i silencioses
bafarades d’aire,
que difuminin els colors del cel.

I la realitat, que mai serà digne
de definir-se en tan simple paraula.

Rails

La lluita constant envers les muralles
d’una vida socialment acceptada.
Acceptada? Per qui?

I lluites. Enfrontes una a una les columnes
de fum i por, que envolten el món.
Que potser el meu avantpassat lluitava
per no passar gana ni són…

I jo batallo sols per no ser
el rail de benestar que sempre te i tindrà;
les mateixes parades.

Deconstruir-se

Deconstruir-se no és un camí pla
ni muntanyós, ni te objectiu.
És sols la idea, de començar de nou
al notar el moviment de les aigües
estancades, de la consciència.

Deconstruir-se és d’entrada,
una mala idea. La pitjor de totes.

Desmuntar una a una les peces
que conformen la teva lògica.
La simplicitat de qüestionar-ho tot;
Convertir les respostes en preguntes
i les preguntes, en respostes;

La lliço inequívoca de que no cal
saber-ho tot i agafar-se fort,
a una sola i única estacada. Tu mateixa.
A la llibertat que això comporta.

I aniràs quedaràs nuu,
a l’aixoplug d’un miler d’estrelles
com cadell entre les neus d’una tempesta.


La tempesta, del temps.

Blanco y vivo

Nazco en la oscuridad de la noche.
Existo!
Un instante de amor me crea y… soy luz.

Ante mi todo se conecta.

Me voy formando.
Se abren caminos, a mi merced.
La fricción los crea y yo, los sigo.
Retrocedo si no es el mío,
dejando rastro débil al volver.

Me miro y me veo carecer.
Ha sido bello, rápido;
Tengo miedo a pedecer.

En un instante, la ozcuridad de nuevo.
Y retrunye el trueno.

Fuerte y rotundo en los que me rodearon.
Lejano y débil en donde no arrelé.

Vaja…

Quina guerra el pas de cada dia
i quina pau, el respirar conscient.
Les bafarades de paraules d’aire
que no necessiten cordes vocals
per colar-se dins meu.

Quina bogeria la presència constant.
Els segons corrent
sobre la nostra ignorància més bèstia;
L’existència absurda d’anar tirant.

Les pors que ens frenen;
Els petons que ens llencen;
Resulta que unes porten a les altres
i trobar el moment exacte, sempre fou
una de les grans virtuts del temps;
I ens la vam fer nostre,
com tantes altres.

Perquè sempre
ens sembla més fàcil
alimentar l’engany?

Dionisa

Relámpagos iluminan el cielo
esta noche turbia.
Si te pones tu encima Dionisa,
calma Dionisa. Calma.
Que a la noche traes tempestad.

Eres la paz que firmarían todas las guerras
Dionisa, calma Dionisa. Calma.
Que la perfección envidia tus caderas y
aun con todo, Dionisa, aun con todo
firmariamos también la paz, con ella.

Por favor, sigue y para; Pero calma
Dionisa. Calma. No sigas ni pares;
Que al levantarte, los vientos te empujan
Dionisa;
Pero al caerte… nos arrastras al mar.

Y yo no se nadar entre deseos, Dionisa,
calma Dionisa. Calma.
Que me falta el aire y mueren ahogados
todos los “te quiero” que aun me quedan,
por pronunciarte.

Dionisa, calma Dionisa. Calma.
Aclama el mar de los versos náufragos.
Dionisa, calma Dionisa. Calma.
Grita un corazón que no es de nadie
pero siempre te hecha de menos.

Dionisa.
Siempre te hecha de menos.

Cuando no oye el susurro de tus ojos
diciéndole que todo saldrá bien;
Y se lo cree, Dionisa.

Se lo sigue creyendo.

Respostes

En la boscada profunda abunda
la pau que busques;
puix l’hi manca
la bruta brossa del burgès.

Ens creiem al cim d’una cadena
alimentària que ja no és…
trencada;
ni una pinzellada del que un dia va ser.
No hi ha espai per tots nosaltres
a la cima. Només per alguns.

Visc on es poden veure els arbres respondre
des de les copes en color verd;
la crida inequívoca de la primavera.

Que pertorbaria l’home?
Obligant-lo a no ser l’ocell que vola;
La llavor que no floreix o ho fa borda,
d’allò que realment voldria ser.

Quina és la mentida que s’amaga entre
els rellotges i no ens permet entendre el temps?

La resposta es troba pocs metres abans
d’on et preguntes:
si quelcom està malament o està bé.
Just on mai mirem i on són com són,
totes les coses.

Es veu fàcilment en el lleó devorant la presa.
Que et fa sentir?
L’amor d’una mare a la cria…
abandonant-la en un moment incert.
A què respon?

A l’instint que per nosaltres, ja no és…
res més que petites teles de valors.
Teixides d’excusa per no ser més
que formiguetes políticament correctes;
A qualsevol cost.

Aske sentitu

Consciencia.
Nacida del amor que une,
conocimiento y valor.
Le da sentido a la ética
que la educó;
para todos distinta.

Tal cáliz de fuego ardiente!
Quien la sostenga
si la arroja al mar
tomará el control.
¿Que nace del humano sino
cuando actúa inconsciente?
Sal fuera y dale un vistazo
a tu alrededor…
¿Cuánto tiempo nos queda?

Escondida tras la cornea
del no saber… el no preocuparse…
Se enciende y brilla feroz al
escucharse una voz
que no nos juzga; nos entiende.
Aunque para juicio, ya hubiera razón.

Para nada cómoda;
incomoda a los ciegos
al alumbrarlos.
No quieren verla.
Nos acomodamos pronto,
a la belleza y el calor negro,
artificial;
dulce ignorancia la de occidente.

Le llamamos progreso
al egocéntrico destino final
que para nada bueno
ni para nosotros;
nunca contó con los demás.

Transformamos el esfuerzo
(que aun con todo nos nace)
en excusas y justificación.
Se escuchó, no hay espacio
en mi cocina; para el reciclaje.

Rebozamos simpatía
cuando nuestro día a día encaja
en todo lo que se nos pide…
Aun todavía hoy… se escucha
quien murmura agonías
al saberse que su hija,
compartió mesa con el extranjero.

¿Que coño hicimos con la empatia?
Donde quedaron las preguntas,
el interés, la búsqueda de una explicación
a los hechos que nos rodean.
¿Desde cuando nos cuesta tanto,
hacer un esfuerzo para otros?

Creo que yacen todas ellas ombrías…
ocultas tras gruesas telas,
recubiertas en pantallas de prejuicio,
alimentadas por la sobreinformación.

Pero existen grietas;
Llegaron para despertar consciencias
eminencias como Yayo Herrero,
sociedades autónomas en ecoaldeas,
y grandes gestos de muchos otros…

A tu ritmo, despierta. Despertemos.
No pospongamos mas el despertador.

Apaga la puta televisión.
Enciende tu consciencia
pues tuya es; No de otros.

Aske sentitu. Doakoa zara!
(Siéntete libre. Lo eres!)

Prejuicio

No es dinero, felicidad ni tiempo
lo que quiero.
Quiero vivir. Reír. Llorar, gritar i sentir.
Sentirlo todo.

Pero aquí… en los valles de la sociedad,
ya no hay espacio para eso.
Todo es material; Virtual. Todo es supuesto.

Hemos tendido una bonita tela
donde proyectamos lo que debemos querer.
Y al final, esa tela ha resultado ser:
nuestra única verdad. La misma que nos convierte en: incompletos.

Basta con subir a lo alto de los montes.
No para excursiones. Subir sin mas.
Allí, la cortina es mas débil y las rocas
nos muestran la dureza de la realidad.
Y su belleza.

La que ya no conocen los hijos
del gran capital. Que no conocerán si no
elijen escaparse. Y escapar para ellos,
es triste.

Vamos a pelear por banderas. Por ideas.
Fronteras que solo existen en los mapas
que nosotros mismos pintemos.

Mi único dios es el corzo que pastura.
Mi destino, agua que fluye de las cimas abruptas;
Mi amor, aquel que se abra, tal flor en invierno.

Mi verdad; Aquella que los ojos vean,
coloreada por los tintes de mi mente y el sabor, siempre dulce, de sentirse libre solo con respirar.

Sofocos de aire

Me falta el aire y siento confundirse
mi respiración, si me abrazas con arte.
No se que tendrá la Luna, que me atrae.

Pregunté a las mareas, que hacer…
como dejar que la atracción se materializase.
Solo me respondieron…
que debería ser mas grande.

Pero yo ya no quiero ser. Soy. Soy mas grande.
Y ahora me levantan los anocheceres.
Me pierdo entre cuerpos celestes que
al ser antes pequeño, no podían verse.

No es la Luna quien me atrae, son ellos.
Bocas de hablar humilde
que si mienten (y lo hacen) ,
solo es por no querer hacerme daño.

Un manantial de cuerpos que deberían
estar abrazándose en este instante.
Riéndose juntos del presente y burlándose,
del color que eligieron para sus bragas.

Nadie atrae nada i nada atrae a nadie.
Así todo esta atrayéndose,
continuamente.

Tan fácil de entender
como dos labios que al cruzarse,
ya quieren comerse.
Pero no pueden o no deben.

Si lo hicieran…
Sofocos de aire.