Somnis de tardor

Com gota d’aigua d’una font
brolladora sempre que plou;
Avui goteja encara…
malgrat la sequera.

Em dóna forces
ara que ja no som;
Contar els dies que passen
les teves olors als meus llençols.

Com s’abraça el suavitzant de casa,
tanco els ulls essent;
Aquella càlida tardor i l’aire roent.
El benestar d’una festa major.

Aprengué. Que no ho som tot sempre.
Que no jugar tampoc és tan mala opció.
No sempre cal ser-ho tot. Ni perenne;
de no voler ser allà on som.

L’aire es passeja alegre i el sol ja es pon.
Avui que et volia veure…
el vent m’ha dut als teus llençols.

En sortir-ne,
tan sols voldria saber on dormen…
els teus somnis de tardor.

Sabandijas

Soy el verso atragantado
en los labios del poeta;
La mañana que nazca
de los sueños de antaño.

Soy la paz del relámpago
anunciando la tormenta;
Los rayos de la revuelta
que no entiende el fracaso.

Soy el espacio entre…
los labios de Laura y Nuria.
La puerta abierta,
al calido blanco de mi mente.

Soy el libro que se abre
con la cubierta, leyendose: Presente;
Que de tras veintisiete lecturas
aun sigo aprendiendo algo diferente.

Somos!
La responsabilidad de los actos.
La verdad de los labios.
El perdón que nos nace.

Las lágrimas que se esconden.
Las risas y orgasmos
que nos enamoraron;

Una vez.

Somos el silencio;
que nos mantiene amantes.

Somos el grito;
que nos mantiene libres.

Somos la paz del día;
provocando a la calma
entre las sabanas;

Somos sabandijas
escurriéndose…
a los salvajes compromisos
de la sociedad globalizada.

El libre albedrío;
de las sabandijas.

Razón de ser

Se levantan a mi alrededor
construcciones históricas
de aquellos a los que antaño,
quise estar cerca.

Las veo alzarse
y me alegro. Me alegra
observarlas sentado;
Balanceando los pies
en la azotea de lo que queda
de mi templo.

Les escucho,
enorgullecerse;
Y me enorgullezco, también.
No de sus construcciones;
Sino de que aun con todo,
sigan construyendo.

Yo, deje de hacerlo.
Solo encuentro mi razón de ser
en ir quitando piezas;
Hasta quedarme sin paredes y
por techo, las estrellas.

Ya lo se, que no podre bajarlas.
Pero prometo a quien estuviera allí
(si alguien hubiera)
que nos las vamos a mirar
como si fueramos a hacerlo.

Y habrá valido la pena.
Aunque lleguemos tarde;
O no llegaramos nunca,
dejando que se hiciese
poco a poco, de día otra vez.

Ojos entrecerrados al mirar

Me pregunté que sentía… Y sentí.

Que vivo con los ojos húmedos y entrecerrados por la luz de todo. Que estoy dando vueltas en una redonda, sin estar perdido ni dudar en nada. Pero sin salir por ninguna salida.
Me doy cuenta, de que hace mucho que “nada”, para mi lo es “todo”; Y todo aquel que me pregunta: ¿Que haces? Recibe por respuesta: Respirar.
Y se ríe. Se ríen todos. Incluso me río yo! Al gustarme la idea de que pudiera ser verdad. Hasta que me di cuenta, de que lo era.
Y ya no me hace gracia.

¿Que es el humano, sin las emociones?
¿Y en que se convierte, cuando se vuelve adicto a ellas?

Siendo nada, he dejado de reaccionar por costumbre y he empezado ha hacerlo cuando surge de verdad. Me he liberado de lo que se supone y he dejado de suponer.
Si lo quiero, allí está. Y si no voy, tanto no lo querré, no será el momento o me esta bien seguir donde estoy, aunque lo que quiera siga estando mas allá.

Los sueños no se persiguen.
Siguen siendo sueños o procuras convertirlos en una realidad.

Y yo sigo, dando vueltas en esa redonda y me duelen aun, de entrecerrar, los ojos al mirar.

Narinant nindala

Bonic. Bonic el riu.
Riallera l’aigua,
malgrat contaminada;
I el niu.
De la perdiu cantaire
sota l’atenta mirada
de l’àguila afamada
i el caçador furtiu.

Bonica. Bonica l’albada
del sol sortint.
El peix ja no nada;
I el niu. On la perdiu
ja no canta.
I l’àguila dissecada;
decora el damunt d’un llit.

Bona nit. Bona nit
digué el fill a la mare.
I al matí, d’enterro anaren
per un bacteri sense cura.
Que el seu fill s’havia endut
de la cuna.
I quina desgràcia!
Es va sentir dir.

Narinà.
Narinant nindala.
Avui respires; dema potser,
ja no ho faràs amb mi.

Narinà.
Narinant nindala.
Canten fugint les perdius,
al obrir l’àguila les ales
i el peix saltar al riu.

Ajos crudos

Hoy llueve.
Recuerdos ácidos, siniestros
llantos a tus pies. Desnudos.

Empapados de orgullo.
Sabor a ajos crudos.
Sanos! Pero de mal gusto
al tragar. Te. Los.

Y se me repiten los momentos.
Sanandome un veneno
del que el antídoto
esta ya demasiado lejos…
Para llegar a tiempo y decírtelo;
Que lo . . .

Siento.

Sentado en el borde de mis recuerdos.
Siento y lo siento, de verdad.
¡Que la gravedad es mas fuerte!
Que tu aliento;
ya no enciende los imanes que
te traían de vuelta… Siempre.

Y cae… Cae uno… Cae otro!
Caen todos!

Todos los sonidos, textos, besos…
Perdiéndose en lo mas hondo…

Uno tras otro;
Se los come la oscuridad del olvido
y dos lágrimas; (una por mejilla)
les acompañan en su ultimo
viaje hacia la nada.

Donde espero…
nos encontraremos de nuevo.

Miedo

Miedo. Miedo de tener miedo.
De no hacer por miedo.
De estarlo haciendo,
por ello.

Miedo que solo existes al pensarte.
En ella. En el. En mi.

Deseo. Acercarme despacito,
en silencio.
Sin que te percates de ello.
Y abrazarte.

Con las manos rodearte la cintura.
Oler el perfume de tu cuello.
Morderte el cabello y
sentir que me escondo dentro.
Apretarte fuerte. Unos instantes.
Para soltarte lentamente…

Miedo.

Suavemente dándote la vuelta.
Corazón ardiente.
Tus ojos ya me miran. Los siento.

Que profunda esta lección.
Este momento. En que tu sonrisa
al verme…
me dice que ya era hora
de darse cuenta, que miedo:

Es todo lo que quiero.

Miedo al dolor. Por amor.
Miedo al perdón. Por sincero.
Miedo al cambio. Por quererlo.

Miedo a decir u oir: No.
Por querer un Si.

O al silencio.
Como el que suena en un beso.

Res és com sembla

Somriu, l’arc de la lluna en la nit
d’eclipsi. Diu,
que el bon niu és el de branquillons
d’ara.
I en l’aire que els mou
respires sense ser-hi i respiro jo,
més tard, de la mateixa ventada.

S’apaga… el seu reflex en l’aigua
del mar, el tapa. La nostra ombra
que d’aquí a on ets, s’allarga.
Imponent.

I que bell, l’espectacle d’apagar el sol
de la nit i adonar-se; El munt de llums
que decoren els teus ulls. Quan
faltes.

Res és com sembla.
Només, és com és.

Malgrat el que els ulls t’ensenyen.

Sa vividor

Naixo on els rius abandonen
les lleres i roques,
saltant, al blanc de l’aire
colorant els raigs de sol.

Creixo en la roca verge
del muntanyós paratge;
esvelt observant
el desastrós regalim
de massa passes
buides de valors
i respecte.

Em reprodueixo allà
on les carícies del vent
m’agraden i veig,
que puc ser arbre.
En boscada profunda
sempre junta i afable,
malgrat sia el primer.

Moro a les estrelles.
En l’albada i sé,
quan n’és de bell ser.
I deixar-ho. En el silenci
d’un tro llunyà,
apropant-se,
si així ho volgué.

Pescador de penes

Purga el pecador de culpes d’altres
a la llum d’una lluna i l’amor,
que en ell reflexa la seua ombra
del que realment és; I som.

Pregoner dels somriures i les penes,
al mateix nivell, la mateixa cura: El petó.
Ni d’ella ni d’ell, n’ha de néixer.
D’on n’és doncs, el perdó?

Rebel, tanca els ulls i espera,
pacient, la raó.
Que n’arribarà de llunyanes terres!
Tanta com vulgui escoltar, son cor.

I ara els obre. Els ulls. De debò.
Qui regne realment les seves venes?
No n’és la sang, la seva princesa!
N’és ell. Bell. L’únic gestor.

Veié el somriure en les estrelles.
I si ho fos, ell, l’únic senyor?
Que seguiren els rius on volgueren,
sense saber-s’ho, a la mort.